ORIGEN DE LA NOCHE DE SAN JUAN

san juan En la madrugada del 23 al 24 de Junio, llega una de las noches más poderosas del año desde los comienzos de nuestra civilización: La noche de San Juan. Una velada especialmente mágica, los deseos e incluso el miedo a las sombras de los antepasados, se unen a la tradición y a la alegría de una fiesta que simboliza el culto al sol,  a traves de numerosos rituales. Las raíces de la celebración de la Noche de San Juan se pierden en el tiempo. Nuestros antepasados creían que el Sol estaba enamorado de la Tierra y se resistía a abandonarla. Por ello comenzó a festejarse en la última noche de primavera, alrededor del 24 de junio, la más corta del año. A esto se unía la superstición de que ese día era el ideal para ahuyentar a los malos espíritus y atraer a los buenos, así como para librar encantamientos de amor y fertilidad. Con la llegada del cristianismo, la Noche de San Juan se mantuvo, pero perdió su carácter mágico y adoptó un nuevo significado. Según los textos sagrados, Zacarías mandó encender una hoguera para anunciar a sus parientes el nacimiento de su hijo, Juan Bautista, que coincidía con la noche de solsticio de verano. fuego7-1024x768 Para conmemorar esa fecha, los cristianos del medievo encendían grandes hogueras y celebraban diversos ritos a su alrededor. En ellos siempre estaba presente la señal de la Cruz. LOS MISTERIOS DE LA NOCHE DE SAN JUAN: 1. La Santa Compaña Esta es una antigua leyenda de Galicia en donde dicen que para la noche de San Juan, la Santa Compaña (procesión) se aparece en los cruces de caminos para pedir el alma de quien pronto dejará el mundo de los vivos. Los perros anuncian su llegada con histéricos aullidos mientras que los gatos huyen y se esconden. Se crea un silencio sepulcral que de vez en cuando es interrumpido por una campanita y los rezos fúnebres del rosario. Cuentan que quien recibe la visita de la Santa Compaña morirá antes de un año. 2. La leyenda de la encantada Hace mucho tiempo había una princesa llamada Dulciades, hija del señor de un castillo. Ella es raptada por Draskolín, un cruel príncipe de un reino cercano, quien además asesina a la empleada personal de la princesa pero antes de fallecer, le lanza un hechizo al príncipe. Al poco tiempo este muere, por lo que su padre culpa a la princesa y le dice a una bruja negra del reino que prepare una poción para encantar a la princesa y así que reciba su castigo por la muerte de su hijo. La princesa se toma el brebaje y queda dormida en un estado letárgico, pero una vez al año, para la noche de San Juan ella logra escapar de su cuerpo y se sienta cerca de un lago a peinar su larga cabellera rubia. Ahí espera hasta que pase alguien cerca del castillo y pueda ser su víctima, ya que dicen que si la miras fijamente a los ojos por un rato, ocuparás su lugar. 3. No sólo los espíritus están cerca Muchas mujeres y hombres hacen rituales para ayudarlos en el amor, dinero, carrera o salud. También tratan de ocupar este día para intentar comunicarse con sus queridos fallecidos que en San Juan se supone que las puertas de los dos mundos se abren. Pero cuenta una historia de que si tu te paras al frente del espejo con la luz apagada el 24 de junio, y esperas las 12 en punto de la noche, que es cuando empieza esta festividad recibirás una visita no deseada. Tienes que mantener los ojos cerrados para los último minutos antes de las 12, y luego abrirlos cuando sea la hora, así dicen que podrás ver al diablo en el espejo. 4. Los caballucos del diablo Cuidado para los que planeen celebrar esta festividad tratando de imitar antiguos ritos paganos, ya que dicen que hay seres de otros mundos que son atraídos por la luz de las fogatas y su único deseo es interferir con los sueños de los mortales. Hay que tener cuidado con no despertar la ira de estos seres ya que siempre están al acecho. Los caballucos del diablo son tres corceles alados que de manera veloz e imprevisible se deslizan por el cielo atemorizando a todo el que encuentren. 5.- Desapariciones Hay un misterioso caso en España, en Collbató cerca de Montserrat (Barcelona) que trata de una serie de desapariciones todos los 24 de junio para el día de San Juan. Personas de la localidad se desvanecen sin dejar rastros todos los años para esta fecha, nadie nunca más ha sabido de ellos. El primer caso fue en 1975: un vecino volvía de apagar un incendio forestal junto con unos amigos, hasta que él, que era el que vivía más lejos, siguió su camino solo. Nunca más se supo de él, ni vivo ni muerto.

Tus rituales para la Noche de San Juan en www.eleggua.es