LAS VELAS Y SU PODER MÁGICO

Las velas se han utilizado desde siempre para todo tipo de rituales y ceremonias de culto, hechizos o encantamientos. Representa uno de los cuatro elementos de la antigüedad, el fuego, conector del más Allá.

Las velas nos ayudan a hacer realidad nuestros deseos, iluminar nuestros pensamientos, guiarnos en la oscuridad, alcanzar la paz interior y armonizar el ambiente repeliendo las energías negativas de nuestro alrededor. Una vela, es un instrumento mágico de creatividad y fuerza. Por eso en cada acto, en cada ritual, o ceremonial mágico figura la luz de la vela; esa es nuestra conexión con la energía invisible del poder creador. Al encender la vela decimos siempre “Que este fuego de fuerza a la obra mágica que voy a realizar”, de esta forma conectamos nuestro consciente con los mundos invisibles. Es muy importante el manejo del fuego en la Magia, de ahí que la herramienta principal de esta vibración sean las velas, por eso, su carga y preparación, su color, su horario y su objetivo son4f esenciales a fin de dar a esa vibración la frecuencia necesaria a nuestro objetivo.

Procurar encender siempre la vela con cerilla de madera, ya no las fabrican con azufre y es importante el fuego de madera, es potenciador. El apagado cobra igual importancia que el encendido, y debe hacerse mediante soplo (colocando la mano detrás de la llama para absorber la energía de la vela o en caso de que no queramos absorberla, colócala delante). Otro modo es usar un apagavelas, procurando no presionar la llama sino dejar que esta se consuma por si sola como consecuencia de la ausencia de oxígeno. Jamás la cera de una vela debe apagar otra vela. Los colores de las velas para cada tipo de ritual.

  • LILA: Transmutación, espiritualidad

  • CELESTE: Abre caminos retorno y felicidad

  • ROSA: Amor y unión de familia

  • ROJA: Amor, dominio sexo

  • AZUL: Pedidos y fuerza mental

  • AMARILLO: Estudio y corta la envidia

  • VERDE: Salud, esperanza, simpatía

  • NARANJA: Vence rivales

  • NEGRA: Aleja malos espíritus, castiga

  • FUCSIA: Retiene al ser amado

  • MARRÓN: Trabajo

EL PODER DE LOS AMULETOS

Un amuleto significando "un objeto que protege de las malas energías, mala suerte o bien frente a una persona".  Un talismán o amuleto es un objeto portátil al que se le atribuye alguna virtud sobrenatural: atraer la buena suerte o asegurar la protección de su dueño.

Los amuletos suelen ser gemas o piedras, imágenes, monedas, dibujos, colgantes, anillos, plantas, animales, etc., que utilizaremos en nuestra defensa. Los amuletos son algunos de los objetos más antiguos de la humanidad, ya que el hombre vio en ellos la forma para escapar de los males que lo aquejaban, fuesen físicos, morales o espirituales. Los primeros amuletos eran objetos naturales, tales como piedras, maderas talladas o cristales naturales, que eran apreciados por su forma, color o rareza. Más tarde se optó por poseer objetos de uso cotidiano que por haber sido propiedad de alguien o haber sido parte de un suceso, se guardaban por presuponer que tendrían cierto poder.

En la actualidad existen multitud de amuletos, tanto comerciales como personales, ya que cada persona valora el objeto de manera subjetiva y alcanzan diferente importancia. La persona que lleva el amuleto, por su creencia y fe en éste, puede o no desear revelar este hecho a otras personas y compartir su apego.

Algunos de los más populares son:

. El escarabajo
Los soldados egipcios llevaban esta imagen grabada en un anillo para protegerse del peligro y mantener su salud, riqueza y fortaleza.
. La herradura
Protector del hogar y canalizador de energías. Los griegos y romanos solían clavarlas en las paredes para salvaguardarse de la peste.
. La llave
Se le regala a la persona amada como señal de amor, en el sentido simbólico de abrir y cerrar las puertas del corazón.
. El trébol
El trébol de cuatro hojas o de tres, lo usaban los druidas para protegerse y atraer la buena suerte. Según la tradición cristiana, San Patricio lo introdujo e inmortalizó, en Irlanda, como símbolo sagrado. . El elefante
Tiene procedencia hindú y surge de la leyenda de Ganesha, el dios con cabeza de elefante. Es ideal para asegurarse los bienes obtenidos. Simboliza el trabajo en equipo y el buen funcionamiento de las relaciones familiares. . La mano de Fátima.
De origen musulmán, recibe su nombre de la hija preferida del Profeta, una de las tres únicas mujeres con méritos para entrar en el Paraíso. Potencia la paciencia y la fidelidad.

Como afirmaba el ocultista Grillot de Givry en 1929, “los dioses han muerto, pero los talismanes perduran. Han sobrevivido a toda forma de incredulidad y han demostrado que su vitalidad es eterna”.

Existen mucho otros amuletos, hemos nombrado solamente algunos. En nuestra tienda online disponemos de estos y más amuletos. Puedes consultarnos en www.eleggua.es

¿QUIERES SABER QUIÉN ERA SAN PANCRACIO?



¿QUIERES SABER QUIÉN ERA SAN PANCRACIO?

San Pancracio nació en Roma y tan sólo con 14 años fue martirizado por declararse creyente y partidario de Nuestro Señor Jesucristo.

Dicen que su padre murió martirizado y que su madre recogió en unos algodones un poco de la sangre del mártir y la guardó en un relicario de oro, y le dijo al niño: "Este relicario lo llevarás colgado al cuello, cuando demuestres que eres tan valiente como lo fue tu padre". Un día Pancracio volvió de la escuela muy golpeado pero muy contento.

Su madre le preguntó la causa de aquellas heridas y de la alegría que mostraba, y el joven le respondió: "Es que en la escuela me declaré seguidor de Jesucristo y todos esos paganos me golpearon para que abandonara mi religión.

¿Por qué se le pone perejil?

Las imágenes de San Pancracio con un vaso con perejil surge en el convento sevillano de las monjas clarisas de Santa María de Jesús, donde se encuentra una la imagen de San Pancracio. Se dice que había una gitana que pedía limosna y ofrecía perejil en las puertas de este convento. La gente entraba con el perejil y se lo ofrecía al Santo. Así es como surge la costumbre.

Esto se ha extendido hasta más allá de la fe religiosa y no es raro encontrarnos con personas no católicas con un San Pancracio en casa.

Se dice que para que traiga suerte el perejil debe de ser regalado y hay que poner unas ramitas sobre su imagen.

ORACIÓN A SAN PANCRACIO

San Pancracio bendito, tu que fuiste bueno, compasivo y generoso. Acepta este perejil que te pongo para reconocerte y alabarte. Te pido que me acompañes en la vida para que no me falte salud, dinero y trabajo. Te pido también que ruegues a nuestro señor Jesucristo por mí, para que escuche mis deseos y satisfaga mis necesidades. Amén.

ORACIÓN A SAN PANCRACIO

Glorioso mártir de Jesucristo, amable protector mío, San Pancracio, ya que el Señor escucha tan favorablemente tus ruegos, ayudando espiritual y temporalmente a los que piden sus gracias por tu intercesión, atiende la petición que, con humilde confianza en la bondad de Dios y apoyado en tu poderoso valimiento, elevo al cielo en mi presente necesidad.
(Aquí hágase la petición que se desea conseguir del Santo)

Ya que tu grande amor a Dios te animó a ofrecer la vida en testimonio de la fe, obten para mí este mismo amor y esta fortaleza en la práctica y en la confesión de la fe.

Para alcanzar tu continua protección sobre mí y sobre mi familia, te ofrezco ser fiel en el cumplimiento de la ley de Dios y en los deberes de mi estado, y procuraré agradarte con la frecuente recepción de los santos Sacramentos. Sirviendo a Dios y ayudado por ti, espero gozar de tu compañía en el cielo. Amén.

LLAMADORES DE ÁNGELES

Un llamador de ángeles es una esfera redonda, puede ser de plata o no y de diseños y colores variados. Esta esfera al agitarse emite un sonido muy agradable y armonioso . Es un amuleto que protege a quien lo posee y asegura su bienestar, es muy utilizado por las madres para proteger a sus hijos. Por lo general se suele llevarlo como colgante a la altura del chakra del corazón y también son empleados en el feng shui con el fin de limpiar el ambiente y procurar la renovación de las energías del entorno. Cuenta la leyenda que hace miles de años atrás, los seres humanos compartían la vida diaria con sus Ángeles Guías o Ángeles de la Guarda, pero por alguna razón tuvieron que dejar de vivir con ellos. Los ángeles se sentían muy tristes por la pérdida de la compañía de los humanos entonces para sentirse cerca de ellos los ángeles les obsequiaron unos colgantes esféricos de plata pura que, al agitarlos, sonaban como campanillas. Estas esferas eran un símbolo de protección. Los ángeles les explicaron a los humanos que, aunque ya no los volvieran a ver, si se sentían en peligro, desprotegidos o simplemente tristes, sólo necesitaban agitar la esfera, ya que, cuando escuchara su sonido, el Ángel Guardián que hasta hoy acompañaba a cada uno acudiría en su ayuda o compañía. Pero el colgante sería de uso exclusivo y personal, pues todos tenían un sonido propio y reconocible por cada Ángel Guía, y este ángel no puede ser prestado a otra persona. Los llamadores de ángeles son un símbolo de calma, protección y meditación. Los llamadores de ángeles pueden ser de muchos colores y cada uno de ellos tiene unas connotaciones diferentes así como las ventajas que le pueden proporcionar.

HECHIZO CON MONEDAS PARA ATRAER EL DINERO

En este hechizo se utilizan monedas doradas, el dorado es un color que recuerda al oro pero que también recuerda el aura de las personas, es decir la luz que ellas emiten con su cuerpo espiritual y su cuerpo astral.

Esta luz está muy relacionada con la prosperidad económica, es por eso que se usa el dorado en muchos hechizos y rituales para atraer el dinero. Las monedas doradas son un símbolo de la capacidad para acrecentar esta energía luminosa que todos poseemos.

Algunas precauciones que debes tomar:

El hechizo debe hacerse en un lugar cerrado, lejos de cualquier persona, como debes hablar en voz fuerte debe ser un lugar aislado, cuídate que nadie escuche lo que dices. La planta debe ser una planta que puedas luego cuidar, así que elige un tipo de planta que sea apropiada al clima de tu región y que le puedas dar un verdadero cuidado. Debes tener un cronómetro o reloj de precisión al hacer el hechizo para contabilizar los tiempos. La jarra debe ser de boca ancha para que puedas meter tu mano dentro de ella.

Elementos a utilizar

 
  • 3 monedas doradas grandes
  • Una planta pequeña de color verde, cualquiera, de 10 centímetros de alto, en una maceta de color marrón preferentemente de barro.
  • Una vela negra gruesa.
  • Una vela blanca fina
  • Un papel cuadrado de 30 centímetros de lado.
  • Una lapicera de color rojo.
  • Una bolsa de color rojo preferentemente de paño.
  • Una jarra transparente de un litro de capacidad con agua mineral.
  • Procedimiento
 

Como puedes imaginarte este hechizo es bastante complejo, esto queda bastante claro al observar la cantidad de materiales que vamos a utilizar. Pero a no desesperar lo que debes hacer es leer varias veces el procedimiento y luego hacerlo lentamente. Si no estamos seguros podemos comenzar el hechizo las veces que queramos hasta que lo hagamos lo más parecido a lo indicado aquí. Debes tener un altar preferentemente con un paño negro, en él debes llevar a cabo los pasos.

Primero debes colocar la vela negra sobre el altar, encenderla y decir las siguientes palabras:

“Por medio de este ritual convoco a la energía de la oscuridad para que se una con la de la luz y que juntas abran las puertas de la prosperidad y la riqueza, se destraba el silencio, se destraba la palabra, se destraba el conflicto, se abre la nueva puerta dorada del rey Salomón”. Esta convocatoria debes hacerse con voz fuerte. A continuación tomas el papel y dibujas con la lapicera roja una cruz de lados iguales en el centro del mismo. Pones el papel delante de la vela , cuando la haces, dices: “Aquí comienza el nuevo ciclo, se cruzan el norte con el sur, el sur con el norte, el oro llega a mí”. A continuación pones la jarra de agua sobre el papel. Tomas las tres monedas con la mano izquierda y la sostienes 10 minutos mientras la vela se consume, luego pasas las monedas a tu mano derecha, al hacerlo dices: “Lo que va viene , lo que viene va”.

Luego colocas las monedas dentro del agua, lo haces de a una y a una distancia de 10 centímetros del agua, mira como caen las monedas dentro del agua. Luego esperas otros diez minutos, esta vez sin decir nada, sólo mira las monedas.

A continuación tienes que decir tres veces la palabra “oro”, calculas el tiempo al cumplirse los 10 minutos desde que las monedas cayeron dentro de la jarra dices la palabra oro tres veces en voz fuerte, casi como un grito. No debes ser tímido al decir esta palabra. Luego procedes a encender la vela blanca, debe estar delante de la jarra a una distancia igual a la que se encuentra la vela negra.

Cuando la enciendes dices las siguientes palabras: “Por medio de la luz abro toda la luz, por medio de este fuego abrió todos los fuegos, por medio de esta vela abro la puerta de la prosperidad, así por siempre a partir de hoy, así sea”. Luego de encendida la vela blanca esperas otros 10 minutos.

A continuación tomas la planta y la pones delante de la vela blanca a la misma distancia que esta se encuentra de la jarra. Al hacerlo dices: “Crece para siempre”. Repite esta frase tres veces. Luego tomas la jarra y arrojas un poco de agua sobre la planta, al hacerlo dices: “Amen” Luego tomas las monedas que hay dentro de la jarra metiendo la mano en ella. Sacas las monedas y las sostienes con tu mano derecha sobre la planta en silencio aproximadamente 1 minuto. Caerá agua sobre la planta, esto está bien. A continuación corres la jarra un poco, de manera que puedas agarrar el papel que se halla debajo. Luego tomas el papel y con este envuelves las tres monedas, no importa si el papel se humedece, trata de que no se rompa, el dibujo de la cruz debe quedar del lado de adentro. Si las monedas están muy mojadas puedes secarlas con un trapo.

Al envolverlas con un papel, dices: “Aquí encierro mi oro, por siempre , crece, se agranda mi riqueza.” Luego metes el papel con las monedas dentro de la bolsa roja. Tomas el agua y la arrojas por el fregadero. Dejas la jarra lejos. Por último apagas las velas y las guardas. Podrás usarlas nuevamente al hacer otra vez el hechizo si lo necesitas. Llevas a todos lados en tu cartera o en tu bolso la pequeña bolsa con monedas. El dinero se acercará a ti en menos de un mes e irá creciendo. Puedes repetir este hechizo luego de pasados 40 días. Cuida la planta y hazla crecer, así crecerá tu riqueza. Fuente: La Brujería Blanca.com