Amatista, el cuarzo violeta

La piedra amatista es una variedad del cuarzo. El color que presenta violeta puede ser más o menos intenso y eso se debe a la cantidad de hierro que contenga.

Existe una variedad de amatista que se denomina Super Siete y se denomina así porque reúne siete cualidades en sí misma.

Si lo encontramos en su forma laminada podremos apreciar sus siete cualidades, relacionadas con su formación, cuarzo amatista, cuarzo ahumado, cuarzo transparente, cacoxenita, rutilo, lepidocrita y goetita. Este mineral se puede utilizar para la sanación espiritual ya que equilibra la energía de todos los chacras. La energía de la amatista Super Siete equilibra los desajustes que pudiera haber en cada uno de nuestros chacras, los bloqueos se van equilibrando.

Para lograr revitalizar nuestros centros vitales, pensamientos, creatividad, lograr el equilibrio internos necesitamos 7 amatistas Super Siete para colocarlas en el centro de los chacras y realizar un tratamiento a diario durante varios días seguidos y luego ir espaciandolos hasta finalizar como mantenimiento un tratamiento al mes, todo esto lo haremos escuchando música de meditación durante unos 15 a 20 minutos. A medida que vayamos avanzando con el tratamiento iremos notando un incremento en la confianza personal, la autoestima y la creatividad. La amatista también la podemos utilizar en su forma natural, en drusa, geoda, canto rodado, que utilizaremos como colgante o también podemos tenerla en el bolso y así llevarla siempre con nosotros.

La amatista es muy utilizada en las terapias naturales por su valor cristal terapéutico, su vibración equilibra ambos hemisferios cerebrales.

Nos aporta, a nivel mental, es de muy valiosa ayuda a la hora de tomar decisiones y determinaciones. También fortalece la autoestima y ayuda a enfrentar los propios límites y miedos. Nos ayuda a conciliar el sueño si colocamos un canto rodado plano de amatista bajo la almohada. Combate el estrés tanto físico como mental y nos aporta claridad y equilibrio. Aporta firmeza y seguridad al carácter, personalidad y temperamento.

Esta piedra en mujeres embarazadas aporta tranquilidad, serenidad, confianza y protección.