LOS 4 ELEMENTOS DE LA MAGIA

Los elementos que se utilizan en la magia son cuatro: Tierra, Aire, Agua, Fuego. Se dice que la naturaleza fue creada a partir de estos cuatro elementos.

Estos cuatro elementos son muy importantes en la magia ya que nos han sido dados por fuerza de la naturaleza, solo tenemos que fijarnos en la perfección de los ciclos de la naturaleza, para darnos cuenta que todo está bajo un Orden Divino. Cuando realizamos magia, es importante saber que estamos utilizando estos cuatro elementos y si no son todos seguro que si alguno de ellos. EL ELEMENTO TIERRA: es el que representa el lugar donde vivimos, pero también aquello a lo que estamos unidos en nuestra vida porque es donde nos reencarnamos una y otra vez para poder experimentar todas las emociones que en otros planos serían imposibles, como es el amor, el odio, la riqueza, la pobreza, la ira, la pasión. Es el elemento que representa todo lo femenino. EN LA MAGIA SE UTILIZA PARA: la invocación en los negocios, el dinero, la prosperidad en todas sus formas, la fertilidad. La Tierra regula los cuatro puntos cardinales, norte, sur, este y oeste. Su color es el verde de los campos y las plantas. EL ELEMENTO AIRE: el Aire es un elemento que se relaciona con todo lo masculino, activo, expansivo, seco, con la mente y el intelecto. La mente pone en marcha nuestros deseos y nuestros sueños. Sin ella no podríamos conseguir nada. EN LA MAGIA SE UTILIZA PARA: Regular los cuatro vientos, las adivinaciones, la concentración y la magia de visualización. EL ELEMENTO AGUA: Este elemento se considera de absorción y germinación. El subconsciente está simbolizado por este elemento porque está girando, siempre moviéndose como el mar que no descansa ni de noche ni de día. EN LA MAGIA SE UTILIZA PARA: el amor, la amistad, la salud, el descansar. Se relaciona con lo femenino y está simbolizado por el color azul de las aguas profundas. EL ELEMENTO FUEGO: Es un elemento masculino y es representado por el color rojo y el verano.     EN LA MAGIA SE UTILIZA PARA: representar todo lo relacionado a los cambios y transmutaciones, ya que el fuego consume todo aquello que es sometido a él. El elemento fuego es el más terrenal y espiritual a la vez, pues representa a las pasiones, el sexo, pero también a nuestra llama divina que llevamos dentro, situada en nuestro pecho. Esto cuatro elementos son ,uy beneficiosos para trabajar en la magia.

¿Qué es un Dybbuk?

En el folclore judío, un Dybbuk, (que significa en hebreo aferrarse), es un espíritu maligno capaz de poseer otras criaturas, y se cree que es el alma en pena de un muerto. Se originó en Israel en el siglo XVI.

Se dice que los dybbuks escaparon del Gehena, término hebreo traducido algunas veces como "infierno", o que fueron expulsados de éste por cometer transgresiones tales, que el alma no podía ser admitida ahí, como el suicidio. También puede tratarse de la esencia de una persona muerta a la cual le han quedado cosas pendientes que hacer en vida. Cuándo un dybbuk intenta poseer a una persona

El dybbuk busca personas en las que se ha abierto cierta separación entre el cuerpo y el espíritu (y tiene una gran capacidad para detectar dichas personas), ya que es a través de esa separación por donde el dybbuk puede colarse y efectuar la posesión.

Por eso el dybbuk generalmente prefiere tomar el cuerpo de una mujer, puesto que las mujeres son más propensas a sufrir problemas emocionales y enfermedades psicológicas en las cuales el cuerpo y el espíritu desarrollan una problemática que los desvincula en cierto grado. O al menos eso es lo que en general creen en el judaísmo. Cómo se expulsa a un dybbuk

La Cabalá dice que existe una forma específica para exorcizar al dybbuk. Dicha forma se basa en tocar música ceremonial con un cuerno de carnero (el shofar). Pero no cualquiera debe tocar el cuerno: debe ser un rabino experto en la Cábala. Además, el rabino deberá estar acompañado de 10 personas (reunidas preferentemente en una sinagoga) capaces de soportar la experiencia y de formar un círculo santo de protección en torno al poseído, todo esto mientras se repiten textos sagrados.

Concretamente todos deben recitar el Salmo 91 mientras el rabino hace sonar el shofar para desorientar a la entidad. El proceso de recitación del Salmo 91 se repetirá tres veces, pues solo así será posible la comunicación con el dybbuk, dentro de la cual se le pedirá que abandone el cuerpo del poseído y se le indicará qué camino seguir para su propia salvación.