CUÁNDO SE CELEBRA EL AÑO CHINO

año-nuevo-chino El día de Año Nuevo Chino es el primer día del primer mes del calendario lunar no el calendario solar, por lo tanto, las fechas del Año Nuevo Chino varían cada año y podrían caer a finales de enero o principios de febrero. El Año Nuevo Chino comienza el 8 de febrero 2016. Según el horóscopo chino en este día la Cabra Verde de Madera - el símbolo de 2015, da el paso al gobernador del 2016 Mono rojo de fuego. Hay muchas tradiciones chinas asociadas a las celebraciones del Año Nuevo Chino, acércate al barrio chino de tu ciudad para poder disfrutarlas. Por donde quiera que vayas hay un ambiente muy festivo. Las ciudades están siendo decoradas, las tiendas, oficinas, restaurantes, hoteles. Guirnaldas rojas y doradas cuelgan por todos lados, linternas bordean las calles y las entradas, al igual que los árboles de mandarina y flores de cerezo.

PREDICCIONES 2016

El año del mono comenzará el 8 de febrero de 2016 (4714 en el calendario chino), durante un año «ciego», es decir que la primavera china, que comenzará el 4 de febrero, ocurrirá aún dentro del año de la cabra. Eso significa que el año 2016 no será un año fértil, sino un año de clima difícil para la agricultura y la economía de los países que están del Suroeste hasta una parte del Oeste. El mono es el único signo que se considera dual para el taoísmo, y se estima que es de buena suerte nacer bajo su dominio. El ejemplo más válido de lo que será el año del mono 2016 es el último año del mono de fuego vivido por la humanidad: 1956. Ese año del mono de fuego fue un año musical. Elvis Presley se consolidó en la conciencia del mundo del rock, que salió de las fronteras de Estados Unidos para llenar los oídos de las siguientes tres generaciones. Aparece por primera vez Eurovisión para modelar el gusto musical europeo y la televisión comienza a retransmitir por medio de cintas de vídeo análogo. Desgraciadamente fue un año bélico. En el mundo el Este entró en conflicto, con la intervención, claro, de los países del Oeste. El conflicto milenario entre judíos, moros y cristianos se modernizó. Los doce signos del Zodiaco chino tienen una energía inamovible que se complementa con la energía universal que cambia cada año y este año es un año de fuego yang: el fuego del sol, el fuego del incendio. Por eso, aunque el mono es siempre de metal yang, a este año le decimos Mono de Fuego. 2016 tiene una variante en la energía del planeta. En este año las energías de tierra convergen en una diagonal que se llama «Línea de muerte» con la tierra llamada «Dos Negro» en el centro. A diferencia del año 1956, que tenía a la tierra «Ocho Blanco», que es una energía benévola y fértil, la energía del Dos Negro produce esa diagonal de muerte que hace que el Nordeste del planeta esté en peligro de pandemia, guerra y conflictos. La energía 2 nos habla de enfermedades por culpa de la decadencia, por lo tanto este año el enemigo a superar tiene que ver con las enfermedades nuevas o con virus y bacterias mutantes que se alimentan de suciedad, negligencia y podredumbre. Esto nos pone a pensar en la potencia de viejos conocidos como el sarampión y otros virus que se creían erradicados. Este será también un año de lluvias. El fuego toma al metal y lo derrite: eso provoca huracanes e inundaciones, pero la combinación incluye la energía de la tierra decadente, por lo tanto el agua estará contaminada. Solo el uso de técnicas sustentables será de ayuda.

EL MISTERIO CRISTIANO DE LOS REYES MAGOS

REYESMAGOS Cada 6 de enero, y desde hace mucho tiempo, la iglesia celebra la Epifanía o manifestación de Cristo como Dios encarnado, representada en la adoración de los tres Reyes Magos que llegaron a Belén desde Oriente, por lo que esta fecha se conoce comúnmente como el Día de Reyes.  La historia de estos tres personajes empezó a escribirse tres siglos después del nacimiento de Cristo, en un documento conocido como el Opus Imperfectum in Mattheumque no los describe físicamente, pero específica que sus edades estaban comprendidas entre los 20 y los 60 años, y que pertenecían a las únicas razas admitidas en aquella época: blanca, negra y amarilla. Todo parece indicar que Melchor, Gaspar y Baltasar, como son conocidos en la cultura occidental, eran tres sabios persas que pertenecían a un secta de astrónomos expertos. Doce de ellos se dedicaban únicamente a esperarla aparición de una estrella que anunciaría un acontecimiento divino.Y es que en la cultura oriental, cada quien tiene su estrella y allí reposa su destino. No todas las culturas celebran este día, debido a su falta de datos históricos. La llamada fiesta de la Epifanía o Adoración de los Reyes Magos hunde sus raíces en el pasado más remoto y misterioso. Las primeras huellas de una festividad equivalente pueden encontrarse en el Egipto faraónico, para el cual la fecha del 11 tybi (6 de enero) era el día de la “manifestación del nuevo sol”. Epifanía, precisamente, quiere decir “manifestación”. En los Evangelios el papel de los Reyes Magos está muy difuminado y hace falta recurrir a una interpretación esotérica para advertir su significado. Para René Guénon la figura de los tres Reyes Magos, “venidos de Oriente”, son la actualización de Melkisedec, mítico rey de Salem, “señor de paz y justicia”, a la vez que rey, sacerdote y profeta, un equivalente hebreo a la tradición universal del Rey del Mundo. REYESMAGOS2

¿QUIÉNES ERAN LOS REYES MAGOS?

·Melchor: Un anciano blanco con barbas blancas. Su regalo para Jesús es oro, representando su naturaleza real. El Camello le transporta. La tración que representa es la línea del conocimiento Védico de la India. Quzá el más antiguo, a los vedas como fuente de conocimiento y a la tradiciòn solar como la línea más consistente de los Avataras, hijos del Bishnu y Shiva, reencarnado para dotar al hombre del camino del retorno al sol. La ofrenda es en alquimia el oro de los filósofos o el fuego universal de la Gran Obra. ·Gaspar: Joven de cabellos negros. Su regalo es el incienso, que representa la naturaleza divina de Jesús. El animal que monta es el Caballo, símbolo de la inteligencia humana que puede domesticar los impulsos. La tradión que representa es el Zoroastrismo Persa, vigente en los tiempos del cautiverio Judío en Babilonia y máxima representación del Mazdeismo, el Or Mazda como Rey Sol que se manifiesta como el misterio de la esfige aldada que guarda el Gran Secreto. El incienso como ofrenda representa al aire, la inteligencia de los cielos y la ciencia de la naturaleza. Tradición del Turquesrtán transhimalayico que de vez en vez deja vertir las grandes enseñanzas a las tierras bajas de Turkia, Irán, Irák y desde luego Palestina, los recolectores de la Miel Dorada, el alimento de los hombre inmortales, la tradición Solar Sarmon o Sarmuni, de donde tiempos después abrebara el Gran Profeta Muhamad, el Señór lo Tenga en Su Gloria, llamado Mohamed o Maoma, descendiente la tribu de Ismael, y quién recibera el gran Secreto del Rostro del enviado Arcángel Gabriel. ·Baltasar: De raza negra. Su regalo a Jesús es mirra, que representa su sufrimiento y muerte futura. Su animal que monta e el Camello. Su tradición es la de Africa del Norte, el Egipto Medio, la tradiciòn Cobda Faraónica, los Hijos del Sol Osiris, e Isis la Gran Madre Nuth. Continuidad del aprendizaje del misterio de los Hombres Alados, Cobra Aguíla. Serpiente Alada, que revela sus misterios ante la Gran Esfinge. Su ofrenda representa en los aceites, el agua. Sustancia que sirve para prepar los cuerpos al morir, pero también al adquirir el nacimiento nuevo por el misterio del Baptismerio o Bautismo, purificación por agua.Ahí los tienes grandes reyes y magos, postrados de hinojos como dicen las escrituras de Mateo, unidos al cuarto elemento, Madre María la Madre Tierra y Estrella del Cielo, conjuntando los elementos necesarios para la revelación de la Quinta Escencia o Quinto Elemento, el Verbo Luz con Cuerpo de Hombre Sol.Grandes símbolos y misterio para las futuras generaciones. El Evangelio -siempre siguiendo a René Guénon- ha dividido la función de Melkisedec en tres personajes, a la vez regios, que ofrecen a Jesús recién nacido, oro, incienso y mirra, símbolos de la realeza, el sacerdocio y la profecía. Tales ofrendas serían un reconocimiento del “Rey del Mundo” al papel divino de Jesús. Pero también podemos recurrir a la tradición hermética y a la alquimia para intuir la importancia y el significado de la Epifanía. Se sabe por tradición que los Reyes Magos llegaron hasta el portal de Belén siguiendo las huellas de una estrella “de Oriente”. Pues bien, uno de los minerales utilizados por los alquimistas en sus laboratorios era el sulfuro de antimonio, que tiene la particularidad de, una vez fundido, contraer su superficie en la lingotera, dando origen en su centro a una estrella de seis puntas, que los alquimistas consideraban “la signatura con que el Divino había marcado a la materia prima de la obra filosofal”. La interrelación entre Reyes Magos y alquimia viene favorecida, además, por los colores de cada uno de ellos: blanco, rubio-dorado y negro, alusión apenas disimulada a las tres fases de la obra hermética: la obra al blanco o “albedo”, la obra al negro o “nigredo” y la obra al rojo o “rubedo”.